Archivo mensual: octubre 2012

Primera página

Hace algunos años, siendo todavía una niña leí algo que, sin saberlo, iba a condicionar mi forma de entender el mundo.

No estoy seguro de que yo exista, en realidad, soy todos los autores que he leído.

En ese mismo instante me sentí identificada con la frase de Jorge Luís Borges, pero no imaginaba lo que llegaría a significar para mí con el paso del tiempo. Casi 10 años después volví a encontrarme con ese fragmento y comprendí perfectamente la magnitud de lo que encerraba. Desde que nací, la literatura ha sido mi refugio, mi hogar. He acudido a ella cada vez que me he sentido sola o incomprendida. Cada vez que estaba triste, pero también cuando era feliz. He leído por placer y por obligación, por escapar, por no querer pensar, pero también para llorar y para sonreír.

Allá donde yo esté, un libro me acompaña siempre. Cada vez que he cerrado una maleta me he asegurado de llevar un ejemplar dentro, más imprescindible que llevar una prenda de abrigo por si refrescaba -las madres y sus manías, que terminas haciendo tuyas. He leído distraída en el transporte público, en mi lugar de trabajo entre cliente y cliente, en plena clase en la universidad escondida tras un compañero y en la biblioteca cuando debería estar estudiando. Siempre me he sentido identificada con la expresión “rata de biblioteca” (mucho más bonita en su versión en inglés bookworm) y nunca me la he tomado como un insulto pues para mí, algo tan bonito como la literatura, no puede tener nunca una connotación peyorativa.

He compartido el placer por la lectura con cada una de las personas que me han acompañado a lo largo de mi vida y me siento especialmente orgullosa de haber animado a algunas de ellas a que se interesasen por lo que un libro les podía ofrecer. Hoy, soy quien soy porque hace muchos años mis padres me regalaron mi primer libro. Y ahí cambió mi vida. Inevitablemente desde entonces está ligada a las letras y a la literatura. Soy periodista porque no me imagino haciendo otra cosa. Soy una contadora de historias.

A mis 24 años la literatura me ha salvado muchas veces y me ha condenado otras tantas. Y por eso hoy comienzo esta aventura, porque se lo debo. Desde ahora, y siempre que pueda, iré colgando reseñas/opiniones sobre algunos libros que me hayan gustado o haya leído recientemente. Y lo haré siempre desde mi humilde experiencia lectora, sin querer condicionar el gusto o la opinión de nadie. No soy nadie para sentar cátedra, mucho menos en algo tan personal como la literatura. Estoy aquí sólo por el puro placer de hacerlo. Cualquiera que llegue por error o interés a este blog, bienvenido/a.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized