Archivo de la etiqueta: película

It’s kind of a funny story, de Ned Vizzini

It's kind of a funny storyHoy vengo con un libro que poco a poco está empezando a llamar la atención de los lectores de todo el mundo. Y no os voy a engañar, a mí me ha conquistado profundamente. Después de varios fracasos por culpa de mis altas expectativas, intento acercarme a títulos como éste con cautela. Pero en este caso no hubiese sido necesario porque la fama que le precede está totalmente justifica. It’s kind of a funny story es una novela en la que te sumerges rápidamente y te enamoras desde las primeras páginas.

Ned Vizzini nos cuenta una historia con tintes autobiográficos. Craig es un adolescente exigente consigo mismo, tiene su futuro planeado al milímetro y es consciente de que tiene que trabajar duro para lograr sus metas. Ha conseguido las máximas notas en los exámenes de acceso, lo que le permite acceder con sus dos mejores amigos al instituto que le situará en el camino correcto para convertirse en la persona que quiere ser. Pero toda esa presión le pasará factura, transformándose en ansiedad, depresión e incluso brotes suicidas, motivo por el cual ingresará voluntariamente en un centro psiquiátrico. Allí conocerá a personas muy diferentes con problemas reales, se relacionará con enfermos mentales y vivirá situaciones y emociones que cambiarán su forma de ver y entender el mundo.

La novela está narrada en primera persona lo que supone un acercamiento indiscutible al personaje. En la primera parte del libro, gracias a las descripciones y a la maravillosa caracterización que nos brinda Vizzini, sentiremos la angustia vital y la falta de aire que sufre Craig, quien no es capaz de lidiar con la presión que supone convertirse en un adulto ejemplar. En la segunda mitad, tras el ingreso, viviremos una vorágine de sentimientos y emociones que nos llevarán al borde del llanto y la sonrisa en más de una ocasión, siendo conscientes en todo momento de estar siendo testigos de excepción de una de esas historias que dejan huella en el lector.

El balance es muy positivo. Si te ha gustado The perks of being a wallflower, te encantará It’s kind of a funny story. El argumento principal del libro es un gran acierto. Me ha encantado que se explore un fenómeno tan en auge estos días -y a la par tan desconocido- como es la depresión adolescente. El autor aporta su propia experiencia para plasmar la ansiedades y miedos que supone ser adolescente hoy, en una sociedad exigente y mediatizada en exceso donde no hay opción a cometer errores. Gran parte del éxito de esta novela reside en la capacidad de Vizzini de recrear fielmente situaciones y entornos a los que no estamos acostumbrados, fruto de su propia experiencia en centros psiquiátricos. Los personajes son cercanos y creíbles, lejos de estereotipos o artificios y es un verdadero placer acompañar a Craig en su búsqueda de sí mismo. Porque, como decía J.R.R. Tolkien “Not all those who wander are lost” (no todos aquellos que vagan están perdidos.)

It's kind of a funny storyComo viene siendo habitual, existe una película basada en la novela. En este caso la adaptación data de 2010 y está interpretada por: Keir Gilchrist (Queer as Folk, United States of Tara), Emma Roberts (Valentine’s Day, Scream 4, The Art of Getting by), Zach Galifianakis (The Hangover, Up in the Air, What Happens in Vegas) y Zoë Kravitz (Californication, X-Men: First Class) entre otros. Del mismo modo que me encantó la novela tengo que reconocer que algo similar me sucedió con la película y no estoy acostumbrada a ello. Las interpretaciones son muy aceptables, se logra recrear perfectamente el ambiente dramático-cómico que se desprende tras la lectura y el ritmo es ágil, logrando que el espectador esté entretenido durante toda la película. 

13 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

R y Julie, de Isaac Marion

R y JuliePara comenzar este 2013 lo haré con un libro sobre zombies donde, por cierto, los caminantes sin cerebro son la excusa para desarrollar una atípica y algo insulsa historia de amor. Porque, seamos sinceros, ¿quién no ha pensado qué sucedería si se enamorase de un zombie? ¿Cómo podríamos llevar a cabo ese amor? ¿No os pasa? A mí todo el tiempo, por eso fue un alivio encontrarme con este libro en las estanterías de la FNAC (al que parece que haga publicidad, pero no se dignan ni a considerar mi currículum.)

Una ciudad arrasada, una comunidad zombie viviendo en un angar, un protagonista no muerto que establece su apartamento de soltero sin cerebro en un Boeing 747 y una humana que se siente atraída y fascinada por quien no debería.

En R y Julie Isaac Marion nos presenta una sociedad post apocalíptica que se adapta como puede a la invasión zombie que azota al mundo. Pero no es una historia de sangre, vísceras, muerte y destrucción por lo que los amantes del género se harían un favor inmenso si se mantienen lo más alejados posible de esta novela. Hay un poco de sangre, eso es cierto, pero es la que se bombea desde el corazón de nuestro entrañable y atípico protagonista zombie al que llamaremos R. Porque la premisa con la que parte este libro es “el amor puede cambiarnos”.

Es interesante leer R y Julie por su particularidad ya que sólo en contadas ocasiones se ofrece al lector una perspectiva zombie del relato. No es habitual poder tener el punto de vista del no muerto, conocer sus pensamientos (aunque estos sean algo borrosos y confusos) y llegar incluso a empatizar con él en algunos puntos. Os lo he avisado, si sois puristas del género, un zombie que piensa, siente y se rebela no es algo a lo que estaréis acostumbrados. En ese sentido, leed el título de nuevo: R y Julie. ¿No os suena de nada? Efectivamente, al más puro estilo napoletano Marion establece un símil entre los protagonistas del libro con la famosa historia de amor imposible entre Capuletos y Montescos.

El problema de este libro, desde mi punto de vista, es su intención. Si se hubiese presentado como una especie de comedia romántica y se hubiese recurrido a los tópicos del género, R y Julie habría sido una maravilla. Pero, por el contrario, se nos plantea como una novela romántica con tintes reflexivo-existenciales. Todo ello sumado a unos personajes con los que no consigues del todo identificarte y, mucho menos, creerte.

Ver a un zombie luchar contra su propia naturaleza por amor es complejo, del mismo modo que ya lo fue ver a vampiros o licántropos, con la única salvedad de que, por desgracia, los zombies no tienen cerebro. El veredicto es claro: un relato en principio original que presenta una historia poco creíble con personajes que tampoco resultan verosímiles. Eso sí, plagada de mensajes filosófico-existenciales del todo a cien de las galletas de la suerte.

Warm BodiesPor otro lado, si habéis leído la novela, os ha gustado o simplemente sentís curiosidad, en Febrero se estrena la adaptación cinematográfica de esta novela, que recibirá el nombre original del libro, Warm Bodies. Los protagonistas serán Nicholas Hoult (conocido por su papel del Tony en Skins), Teresa Palmer (I am number 4) y Dave Franco (Greek, Scrubs). Es una buena oportunidad para tomar contacto con la historia si tenéis dudas y, quién sabe, puede os sirva como empujón definitivo para leer este drama adolescente zombie.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro

nuncameabandonesHablar de Nunca me abandones es complicado si se pretende mantener el misterio de la trama  por lo que voy a pasar de puntillas sobre el argumento principal. Sin duda es uno de esos libros a los que recomendaría que el lector se acercase sin haber leído el resumen que generalmente aparece en la parte trasera. Precisamente fue así como llegué a este libro, por casualidad y sin expectativas. Soy muy de buscar nuevos títulos y textos que todavía no haya leído nadie, pero en esta ocasión fue el libro quien me encontró a mí.

Un día cualquiera, paseando por uno de los parques de mi ciudad, vi a una chica leyendo en un banco. Siempre me fijo en  lo que la gente está leyendo para después proseguir mi camino manteniendo una interesante discusión mental sobre la elección de la persona en cuestión. Decidiendo si me caería bien o no y representando en mi interior el diálogo literario que mantendría con esa persona. Todo muy maduro, vamos. Pues bien, la chica estaba leyendo y a la vez llorando. El flechazo fue instantáneo. Cuando un libro te absorbe hasta tal punto de no poder reprimir tus emociones en público inmediatamente se granjea un lugar en mi pirámide literaria. Es muy difícil para mí llegar a ese grado de abstracción siendo tan tímida y reservada para la expresión de los sentimientos.

Con Nunca me abandones no hay medias tintas. O te gusta o lo detestas. Pero es imposible que te deje indiferente. En sus páginas se plantea uno de los dilemas más importantes de nuestra sociedad, en el que se hace un fiel retrato de la insensibilización progresiva frente al dolor ajeno a la que nos estamos sometiendo -en gran parte por culpa de los medios de comunicación-. Ya sabéis, eso de que no todas las vidas humanas valen lo mismo, que nos estamos acostumbrado a la muerte y al dolor de determinados seres humanos y que nos afecta de forma diferente una tragedia en Rwanda de lo que lo haría en Nueva York. En cierta forma, y sin desvelar demasiado, Ishiguro nos propone un debate interno sobre la deshumanización del ser humano. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar para crear una sociedad perfecta? ¿Es el dolor de unos necesario para el bienestar de otros? ¿El fin justifica los medios? ¿Cada individuo nace con una finalidad determinada? Os garantizo que durante la lectura atravesaréis diferentes estados de ánimo y llegaréis a plantearos respuestas muy opuestas a estas preguntas.

Kazuo Ishiguro presenta una visión nostálgica de la realidad a través de unos personajes cercanos con los que es muy fácil sentirse identificado. Una viaje a través de los recuerdos de infancia y adolescencia de los tres protagonistas que nos conmoverán y aterrarán a partes iguales. Porque lo verdaderamente interesante de Nunca me abandones es la sensación de desasosiego e incertidumbre que produce al terminar de leerlo. Las situaciones y personajes son tan reales que uno se plantea  la posibilidad de encontrarse en la posición de aquel que conoce su pasado y sabe a dónde se dirige su futuro, siendo consciente de que no podrá cambiar el rumbo de la historia.

nunca-me-abandones-joaquin-1Si os ha gustado la novela y además sois fanáticos del cine independiente una buena apuesta es la película homónima protagonizada por Carey Mulligan (Drive, An Education), Andrew Garfield (Social Network, The Amazing Spider-Man) y Keira Knightley (Pride and prejudice, Love Actually). La fotografía y las actuaciones plasman a la perfección el ambiente inquietante y decadente así como la actitud resignada de los personajes.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized