Archivo de la etiqueta: sociedad

Te llevaré a un lugar donde todo es posible, Laurent Gounelle

Te llevaré a un lugar donde todo es posibleNo voy a aprender en la vida. No paro de repetirme a mí misma que está mal anticiparse, crearse expectativas y tener ideas preconcebidas en base a libros anteriores. Pero nada, que no hay manera. Es por eso que, ignorando todo pensamiento racional, me dispuse a leer lo último de Laurent Gounelle esperando que me gustase tanto como No me iré sin decirte adónde voy, su anterior libro. Y craso error.

Te llevaré a un lugar donde todo es posible es un libro que habla de rencor, de destrucción y de venganza. Laurent Gounelle nos lleva a la selva amazónica para ver la decadencia y la pérdida de cordura de un hombre que lo ha perdido todo. Ese es Sandro, profesor universitario de filosofía en Nueva York que recientemente ha perdido a su mujer. Y su única obsesión desde entonces es la de hacer pagar a los indígenas por la muerte de su pareja, sometiéndolos a las más extremas torturas, llevándoles al abismo del dolor y la desesperación. Y para ello contará con la ayuda de un grupo de ex-mercenarios, que ya acompañaron a su mujer en la expedición que la llevó a la muerte.

El problema de este libro es que parte de una premisa muy compleja: ahondar en lo más primitivo del ser humano. Porque eso es lo que Gounelle pretende con esta novela, acercarnos a los sentimientos destructivos fruto de la ira y la desesperación, mostrarnos las vilezas que el ser humano está dispuesto a cometer por venganza, incluso aunque ello suponga desprenderse de toda ética y moralidad posible. Y es por eso que la trama principal queda difuminada en un segundo plano, siendo eclipsada en todo momento por las reflexiones del protagonista. En todo momento el lector es partícipe de los cambios actitudinales que experimenta Sandro, así como de la lenta pero continua destrucción de sus esquemas mentales. Las cosas nunca son lo que parecen, y eso también es aplicable en la más remota de las tribus amazónicas.

Un relato repleto de consejos para la vida, reflexiones sobre el ser humano y filosofía barata, salpicado de algunos diálogos que sólo hacen que entorpecer el desarrollo natural de la trama de fondo. A ello se suma un final incompleto que rezuma premura, como si al escritor le hubiesen entrado las prisas por terminar el libro.

Pero no todo es negativo ya que lo cierto es que Gounelle presenta en esta novela un claro examen de conciencia para todos los lectores, que inevitablemente durante la lectura establecerán claras referencias con su propia experiencia vital. En Te llevaré a un lugar donde todo es posible se presenta una verdadera crítica del sistema capitalista, de nuestros hábitos, nuestros comportamiento y nuestro estilo de vida. Una mordaz imagen que nos presenta como a seres que estamos siendo despojados de toda humanidad y sucumbiendo al ritmo frenético y despiadado que nos marca la sociedad, llevándonos a olvidar a las personas que nos rodean para centrarnos única y exclusivamente en satisfacer las demandas y necesidades individuales.

Si no os gustan los panfletos con aires filosóficos y consejos para ser una mejor persona, manteneos alejados de esta novela. Si por el contrario os gustan las frases de libreta de citas, las reflexiones sobre la existencia y la esencia del ser humano y las respuestas a las clásicas preguntas sobre la vida de todo individuo, conseguid pronto un ejemplar, eso sí, no esperéis un gran final.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

No y yo, Delphine de Vigan

No y yoNo y yo es uno de esos libros que, sin hacer mucho ruido, llegan a tu vida para dejar huella, sin que tan siquiera lo esperes. A priori su portada no hace presagiar el maravilloso relato que sus páginas esconden.

Delphine de Vigan le plantea al lector una historia de amistad sin barreras, un cruce de dos realidades muy diferentes que colisionan para demostrar que hay imposibles que no lo son y que lo preestablecido se puede poner a prueba. Lou, la protagonista de esta historia, es una adolescente extremadamente inteligente que vive a caballo entre el mundo de los adultos y el de los niños, sin terminar de encajar en ninguno de los dos. Su carácter atípico, el hecho de ser superdotada, su manía por coleccionar palabras, observar a la gente y devorar enciclopedias buscando respuestas a todas las preguntas que se amontonan en su cabeza le impiden relacionarse con normalidad entre los chicos de su colegio. Hasta que aparece No.

¿Por qué las cosas son como son y no pueden ser de otra manera? Eso mismo se pregunta Lou cada vez que se cruza con No en la calle, a la misma hora, con la misma ropa y en el mismo lugar. Mendigando con la cabeza baja y desprendiendo un halo de rebeldía hacia el mundo. Y es entonces cuando Lou decide que salvar a la chica salvaje de las duras calles de un París que se mantiene indiferente ante la pobreza, será su particular proyecto de investigación.

La historia está narrada de forma excelente en primera persona, observando el mundo desde los ojos de la pequeña Lou. Siendo partícipes de las reflexiones que hace sobre la sociedad y sus problemáticas así como los sentimientos y dudas que ello le genera. Así nos adentramos en su hogar, descubriendo una familia desestructurada incapaz de superar los obstáculos que la vida les ha ido poniendo. Los personajes secundarios en este relato no logran eclipsar ni por un momento el papel de Lou y No, verdaderas protagonistas de la historia, más bien sirven como elemento para canalizar el potente vínculo que surgirá entre las dos adolescentes. Es el caso de Lucas, un chico dos años mayor que Lou y cuya personalidad se encuentra a mitad camino entre las dos protagonistas.

No y yo es una historia que rezuma ternura y dureza a partes iguales. Un libro apto para todos los públicos que, pese a estar dirigido principalmente a los adolescentes, no duda ni un momento en plantear la realidad tal cual es: cruda y despiadada. La pobreza existe, las calles están llenas de personas que lo han perdido todo y nosotros nos cruzamos día a día con ellos sin tan siquiera reparar en su presencia. ¿Podrá una niña de 13 años enfrentarse sola a una sociedad egoísta e indiferente y cambiar las cosas? ¿Quedará todo diluido en el típico sueño adolescente de cambiar el mundo y convertirlo en un lugar mejor? Sea cual sea el desenlace, tras la lectura de esta novela y después de lidiar con el sentimiento de culpa, tristeza y concienciación que se asientan en nuestro ser, es importante recordar que el mundo es para los valientes.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized